18 septiembre, 2019

Coaching estratégico: la llave para conquistar el Himalaya

Detrás del proyecto Conquistando el Himalaya hay un amplio equipo multidisciplinar de profesionales que trabajamos por y para que Amador logre completar la Everest Trail Race, al tiempo que dejamos un legado acerca de cómo el deporte puede mejorar la situación de los enfermos de esclerosis múltiple. En esta ocasión y tras haber abordado distintos aspectos del proyecto, hoy analizamos la importancia del coaching estratégico en el reto.

Creemos que en la vida todo es estrategia. El éxito, y más si pretendemos que éste se mantenga en el tiempo, nunca viene por un golpe de suerte. No se nos presenta porque está marcado por un determinismo del que solamente somos sujetos pasivos, sin responsabilidad alguna sobre nuestra vida, sino que, al contrario, es fruto de un trabajo previo y profundo de reflexión, de autoconocimiento, de toma de conciencia, de disciplina y planificación. Además, debe existir una energía motivadora, que emana de saber que estás en el camino correcto para cumplir tus metas, tus sueños, aquello para lo que has venido al mundo.

Por ello, la aportación del coaching estratégico ha sido fundamental para descubrir el eje vertebrador de nuestro proyecto, para descubrirnos a nosotros mismos, como individuos, como profesionales y, sobre todo, como equipo  para definir ese camino correcto. Todo pensado para que este proyecto sea una maravillosa e inspiradora realidad.

¿Cómo nos ayuda el coaching estratégico?

El coaching estratégico nos ha ayudado a generar una estrategia y a diseñar una perspectiva común, un sueño compartido, consensuado y motivador. Trabajar esta vertiente es un recorrido a largo plazo (visión, misión y valores estratégicos) en el que se tiene en cuenta la ilusión de todos, la heterogeneidad de nuestros perfiles, la creatividad, la aportación personal, el aprendizaje, la iniciativa y lo más importante, la colaboración, el altruismo más genuino y el bien común.

Durante las diferentes sesiones, hemos diseñado este hermoso viaje hacia la conquista de uno mismo, personificado en la figura de Amador Melero y su reto, que es, a su vez, su gran legado para el mundo. Siguiendo el Modelo de Coaching CRA, hemos ido profundizando en cada uno de sus tres componentes: la consciencia, la responsabilidad y la acción.

> CONSCIENCIA:

El diseño de la estrategia y la ejecución de un Plan de Acción requiere ser más conscientes. Por ello, trabajamos para saber quiénes éramos, qué queríamos conseguir y cómo lo podíamos lograr. Para que un proyecto de esta naturaleza se pueda llevar a término, hemos tenido que conocerlo en profundidad, saber qué requerimientos conlleva, qué necesidades y cómo podemos satisfacerlas con nuestros perfiles y partir de un sueño común. Asimismo, también hemos analizado el entorno, para poder tomar el pulso y estar preparados para hacer frente a sus amenazas y aprovechar las oportunidades que éste ofrece al proyecto.

>RESPONSABILIDAD

Llegados a este punto es clave asumir la responsabilidad. Por mi propia experiencia como directiva y como coach, sé que nada se consigue sin el compromiso de todos los implicados. Si no es así, todo el trabajo anterior se queda en una preciosa declaración de intenciones guardada en el cajón del olvido. Todos los miembros del equipo somos profesionales de distintas disciplinas, tenemos nuestros trabajos, y sin un auténtico compromiso no hubiéramos logrado lanzar este reto. Por ello, desde la más absoluta transparencia, honestidad y humildad tuvimos que tomar nuestra elección personal de comprometernos con Amador y su proyecto.

>ACCIÓN:

Ni la mejor de las estrategias, ni el equipo más comprometido es capaz de conseguir nada si no se establecen los objetivos, se identifican las áreas, se distribuyen las funciones, se definen las acciones, se establecen los tiempos y se prevén los recursos necesarios. Pasar a la acción supone cumplir con un plan establecido, el cual, diseñamos durante nuestro proceso de coaching. Ahora lo estamos implementando de una forma flexible pero muy eficaz. Las nuevas herramientas de trabajo colaborativo on-line facilitan mucho esta labor, teniendo en cuenta las distintas ubicaciones geográficas, horarios y particular idiosincrasia profesional y personal de cada uno de nosotros.

Creo que hemos hecho, y seguimos haciendo, un gran trabajo entre todos. Somos un gran equipo que apoyamos a un gran hombre en la consecución de su sueño, para mostrar al mundo que todo es posible si se sale de la zona de confort. Me siento tan orgullosa. ¿Hay algo más hermoso? Mi vocación es ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos, ya sean personales, académicos, profesionales, o empresariales. Es por ello que me apasiona el coaching y ésta es la verdadera aportación de su aplicación estratégica, a un proyecto como Conquistando el Himalaya. El coaching ayuda a las personas, a los equipos, a los proyectos y a las organizaciones a tomar consciencia, a adquirir responsabilidad y a implementar las acciones necesarias para conseguir sus metas.

Como decía el poeta libanés Khalil Gibran: “Para entender el corazón y la mente de una persona, no te fijes en lo que ha hecho, no te fijes en lo que ha logrado, sino en lo que aspira a hacer”. Este precioso pensamiento creo que recoge totalmente la filosofía del proyecto. Esta es la razón por la que Amador nos ha conquistado a todos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top