19 junio, 2019

El entrenamiento invisible: el éxito de los objetivos y la planificación deportiva del reto al Himalaya

A la hora de hablar de deporte siempre se habla desde una visión única de rendimiento físico y psicológico como responsable del trabajo óptimo del deportista y eso no solo es un error, sino también es perjudicial para la buena salud del deportista.  Y es que la diferencia entre ser deportista y ser un deportista consciente es esencial. En este sentido, la planificación deportiva es la herramienta que marca los objetivos de entrenamiento y competición y es imprescindible para enfocar la temporada deportiva. Sin embargo, para canalizar con éxito esos objetivos, hay que tener muy presente y no perder de vista el entrenamiento invisible.

Una buena película de Hollywood, no solo depende de tener un buen cartel de actores, sino que un buen guión y un buen escenario afectan directamente en el triunfo. Asimismo, contar también con una óptima luz, el encuadre de las escenas, una buena banda sonora, una buena post-edición, asegurarán el éxito. ¿Verdad que entendemos que todo lo que envuelve a una buena película es sinérgico e indispensable? Entonces, ¿por qué pensamos que el éxito en el deporte solo depende del actor, el guion y el escenario?  

A veces obviamos lo que no es tan tangible y visible. La planificación deportiva, el volumen de entrenamiento, los macrociclos, mesociclos y microciclos son tangibles y visibles, pero ¿qué pasa con lo que no parece tangible y no es tan evidente por no verlo de forma tan? ¿Es acaso menos importante e imprescindible para lograr una buena producción cinematográfica? Al no dar suficiente importancia a esos detalles sinérgicos, nos perdemos un resultado deportivo de mayor envergadura y nivel y, además, no disfrutamos de las sensaciones positivas de entrenar con la máxima eficacia física, mental y emocional.

Por todo ello, el entrenamiento invisible marca las diferencias entre el excelente y el aprobado, al tiempo que son la llave para poder entender malos resultados u objetivos no conseguidos. El entrenamiento invisible es esencial para que tanto el deportista como el entrenador entiendan el porqué de un fracaso. Por ello, en el reto Conquistando el Himalaya sabemos que el entrenamiento invisible es indispensable para evitar caer en la frustración y desmotivar tanto a Amador como al equipo. Así pues, a continuación los componentes sinérgicos para lograr el objetivo deseado.

Los 6 pilares del entrenamiento invisible de Amador

El rendimiento deportivo necesita de la sinergia del entrenamiento invisible. Ambos no pueden ser puntuales. De hecho deberían formar parte de una planificación desde principio de temporada donde todos los aspectos de ambos tipos de entrenamiento vayan de la mano. Queremos conseguir que Amador obtenga su mejor versión y que, además, lo haga desde el concepto de salud y bienestar y no solo desde el prisma de rendimiento físico

Para accionar este entrenamiento  invisible, los ingredientes indispensables para integrar un buen plan son estos 6 pilares básicos:

  1.  ALIMENTACIÓN INTELIGENTE:

Pretender que un deportista rinda y recupere al 100% sin una alimentación adecuada y controlada, es del todo imposible. Los alimentos son nuestra gasolina, ya que solo a través de los nutrientes que aportan los alimentos que ingerimos, podemos obtener un cuerpo funcional a nuestra demanda. Una adecuada alimentación deportiva, proporciona energía al nadador, construye sus ladrillos musculares y le proporciona una salud óptima sin carencias.

Alimentarse adecuadamente en el deporte, no es tarea fácil. No sirve solo llenarse el estómago y tener suficientes calorías para quemar. La distribución de los macronutrientes y micronutrientes, según el tipo de deporte que se realice, son la clave de poder rendir al máximo en cada entrenamiento y en cada encuentro competitivo. A veces no se puede conseguir eso sin un buen conocimiento sobre nutrición deportiva y por tanto en toda planificación competitiva habría que incluir un asesoramiento deportivo.

  1. BUENA HIDRATACIÓN:

Una correcta hidratación es indispensable para la recuperación y buena salud del deportista. No vale solo beber suficiente agua y tomar isotónicos, debemos perfilar un protocolo adecuado de tomas e ingestas de líquidos recuperantes según el metabolismo, distancias e intensidad del entrenamiento y de los objetivos competitivos. Hemos diseñado para Amador, un protocolo de hidratación eficaz y específica para el tipo de entrenamiento y pruebas competitivas a las que se va a enfrentar hasta llegar al gran reto del Everest.

Por tanto, una buena hidratación es de máxima importancia, no solo para rendir de forma óptima, sino también para preservar la salud del deportista, evitando deshidratarse y desmineralizarse.

  1. SUPLEMENTACIÓN ESPECÍFICA:

Es verdad que la mejor suplementación es una buena alimentación, pero hay que tener en cuenta que siempre hay momentos de temporada donde se hace imprescindible consumir algunos suplementos básicos. Un buen complejo vitamínico para momentos de temporada donde se entrena con más intensidad y que, a veces, coincide con época de exámenes, no está de más. Aminoácidos ramificados, isotónicos, sales y algo de glutamina, son una buena mezcla para que Amador consiga una recuperación física óptima y mejore su capacidad de concentración, la cual puede menguar de forma natural por la fatiga.

  1. VISUALIZACIÓN:

Los deportistas experimentados utilizan la visualización como herramienta de reafirmación de sus objetivos deportivos. La visualización tiene un gran poder e influencia en el resultado final. Por ello, hemos diseñado para Amador un plan deportivo en el que se integra esta poderosa herramienta que ayudará tanto a mejorar el enfoque hacia un objetivo, como a lograr el autoconvencimiento absoluto de ese resultado.

  1. MEDITACIÓN DEPORTIVA:

La meditación es una parte importantísima del entrenamiento invisible. Nos ayuda a conectar con nuestro interior, pero sobretodo, nos enseña a realizar una respiración consciente que ayuda a gestionar los momentos de bajón, frustración, estrés o ansiedad. Por tanto, la meditación es una herramienta muy importante en todo el transcurso de este proyecto humano y deportivo.

  1. DESCANSO:

El descanso es tan importante como el entrenamiento, ya que permite que el cuerpo se recupere después de la actividad física y evita que se produzcan lesiones. Un correcto descanso es igual de importante que realizar los ejercicios correctamente. De nada sirve hacer sesiones de entrenamiento cada día sin descansar entre sesión y sesión. El cuerpo necesita descansar para recuperarse y lograr evolucionar. Si no se hace un descanso correcto lo único que vamos a conseguir lesionarnos. Así pues, el último pilar del entrenamiento invisible de Amador será un correcto equilibrio entre las sesiones de trabajo y los descansos.

Como resultado, este entrenamiento invisible, diseñado e ideado para Amador, es el impulso para conseguir que el reto de cumplir con la Everest Trail Race (ETR) sea mucho más fácil. ¿Te unes al reto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top