13 agosto, 2019

La importancia de la natación en la evolución y mejora de los enfermos de esclerosis múltiple

La natación tiene excelentes beneficios para nuestro cuerpo y nuestra mente. Es un deporte que implica el movimiento de todas las cadenas musculares, desde la cabeza, hasta los pies. Por ello, nadar multiplica los beneficios en los enfermos de esclerosis múltiple (EM) ya que, gracias a todo lo que implica, fortalece los músculos e incluso disminuye la descoordinación y desequilibrio del enfermo. Como resultado, la natación –dentro de la planificación del entrenamiento– mejora la resistencia, la flexibilidad, el equilibrio y la respuesta neuromuscular a todos los niveles y en los enfermos de EM se multiplican.

Cabe mencionar que existen diferentes estudios contrastados que han verificado que un aumento en la temperatura corporal central puede ocasionar un brote de los síntomas de un enfermo con EM. Estos estudios también resaltan la pérdida de equilibrio y de vista. Esto significa dejar de hacer actividades que implican un esfuerzo, tales como correr, andar, ir en bicicleta, hacer senderismo, escalar o ir al gimnasio.

Así pues, la práctica de la natación es un buen antídoto y una de las mejores medicinas naturales que existen para los afectados por la EM. El ambiente fresco y sin peso, que propicia la natación, es una circunstancia perfecta para los afectados por la enfermedad.

Nadar permite que una persona afectada por esta enfermedad, con limitaciones motrices pueda seguir siendo activa e incluso competitiva.  Además, a nivel emocional, se crea una sensación de bienestar inigualable y un estado alto de motivación gracias al autocontrol de los movimientos mucho más eficaces que fuera del agua.

Del mismo modo, la natación mejora el mal humor y disminuye el estrés del enfermo. Practicar natación, como comentábamos, es una buena terapia psicológica. Las investigaciones establecen que nadar reduce la tensión, el enojo y la depresión. Y es que entrenar varias veces por semana asegurándote escuchar a tu cuerpo es fundamental.

¿Qué beneficios tiene la natación para la esclerosis múltiple?

 Nadar supone una serie de beneficios para los enfermos de EM. En concreto, los siguientes:

  1. Flotabilidad

El agua permite que las personas hagan ejercicio que de otro modo sería difícil hacerlo en el suelo, gracias a que el 90 % del cuerpo puede flotar. A las personas con EM les resulta más fácil estar de pie en el agua. Además, existen menos probabilidades de sufrir una lesión en el agua que en el suelo.

  1. Enfriamiento

En el medio acuático hay menos probabilidades de sobrecalentamiento por la temperatura del agua. Por ello, realizar ejercicios de natación enfrían continuamente el cuerpo haciendo que estés más cómodo que en el suelo.

  1. Viscosidad

El agua ofrece resistencia. Te mueves más lentamente en el medio acuático y este hecho te permite trabajar ciertas habilidades como el equilibrio y la coordinación. La viscosidad del agua también puede mejorar la fortaleza muscular.

  1. Presión

El hecho de estar en el agua genera la sensación de compresión. Mientras más profundo bajes, más presión habrá, lo cual te dará soporte para actividades de pie, como caminar o correr.

  1. Adaptabilidad

La natación es un deporte que permite evolucionar en ejercicios cada vez más complicados. Como resultado, si te aburres con una rutina o te parece que una actividad es demasiado difícil, puedes probar otra cosa.

Jonh Thompson, un ejemplo real de natación y esclerosis

El mejor ejemplo es un estudio de un caso reciente sobre la situación de la enfermedad en John Thompson, quien presenta EM progresiva y nada tres veces por semana. El paciente ha encontrado numerosos beneficios. Cree que el agua fría evita las exacerbaciones de sus síntomas y nadar le ha ayudado a mejorar la fortaleza de la parte superior del cuerpo y el tono muscular. Esta situación ha facilitado directamente su habilidad para salir de la silla de ruedas.

Además, gracias a que nadar es una actividad cardiovascular, también ha mejorado su circulación y respiración. Del mismo modo, los datos y experiencias han concluido que el ejercicio en sí ha mejorado su función intestinal, al tiempo que actúa como impulso del  buen humor. Finalmente, Jonh Thompson también usa la natación como herramienta para controlar el peso.

¿Qué opciones existen para hacer ejercicio en el agua?

 Existen muchas opciones de ejercicios en el agua que pueden reportar beneficios a los enfermos de esclerosis múltiple:

  • Caminar en el agua: avanzar, retroceder, caminar hacia los costados, dar pasos regulares, cortos, rápidos o largos en agua hasta la cintura o el pecho.
  • Aeróbica en el agua: ejercicios rítmicos con todo el cuerpo, realizados en agua profunda o poco profunda. Si se practican durante20 minutos o más brindan beneficios cardiovasculares.
  • Yoga y relajación en el agua: movimientos suaves y que fluyen con naturalidad que usan el agua como medio de relajación.
  • Productos de acondicionamiento físico en el agua: productos profesionales diseñados y fabricados específicamente para actividades de acondicionamiento físico en el agua. Sirven para tonificar, fortalecer y realizar trabajo de resistencia.
  • Natación libre: si la persona es un nadador avanzado, una posibilidad es que nade de un lado a otro con varios estilos de natación.

Con todo, Amador se va a beneficiar de forma amplia con su entrenamiento de natación. Y es que su rutina va a incluye un nuevo sistema de entrenamiento con un material de última generación conocido como Kzoomi. Este sistema sirve para corregir la técnica y adquirir destrezas dentro del agua que, hasta la fecha, no las tenía. Además, tonificará su tren superior y mejorará la estabilidad de su core. Un buen plan de entrenamiento específico que le va a proporcionar no solo mejoras fisiológicas y musculares, sino también emocionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top