22 agosto, 2019

La nutrición inteligente de Amador para conseguir el Reto al Himalaya

Hace unos días hablábamos del entrenamiento invisible de Amador y de los pilares que lo componían y uno de ellos era la nutrición inteligente. Este aspecto es fundamental para conseguir cumplir con los objetivos y la planificación de los entrenamientos y, por ello, el equipo hemos diseñado una dieta que varía según sus ciclos de exigencia deportiva.

Por norma general, la distribución de macronutrientes en su dieta es la siguiente:

– Carbohidratos: 65-70%

– Proteínas: 15-20%

– Lípidos: 10- 15%

De este modo, Amador se mueve en un rango calórico de 3000 Kcal en la primera fase. A medida que avanza hacia los objetivos de entrenamiento y las pruebas de Ultra Trail, aumentaremos su rango calórico a las 3500-4000 Kcal. Gracias a este control, los datos serán analizados en cada situación y se extraerán las conclusiones pertinentes.

Para comprobar la evolución de esta nutrición inteligente, se realiza una revisión de la dieta cada cuatro semanas y, en ella, se va variando el menú para que la alimentación no se convierta en monótona. Como resultado, obtenemos una dieta totalmente personalizada en la que se han excluido los alimentos que no le gustan y han tomado un peso importante sus preferencias. De esta forma, obtenemos una dieta sostenible, centrada en los gustos de Amador, con el fin de que cree sus propias recetas.

Asimismo, es importante remarcar que, en todo momento, estamos abiertos a su estado psicológico, emocional y físico por si tenemos que hacer variaciones y adaptarnos a los cambios que experimenta su organismo.

¿Cómo es la dieta para preparar el Reto al Himalaya?

Para que Amador logre completar la Everest Trail Race (ETR), durante estos 4 años de preparación, se va a seguir una estrategia detallada con la dieta basada en cargas y descargas de carbohidratos. Con ello, su síntesis de glucógeno hepático y muscular estará siempre trabajando al máximo en la semana previa a una competición objetivo. En este sentido, si la carga de carbohidratos viene precedida de unos días de descarga, la cantidad de glucógeno muscular puede llegar a triplicar los valores de referencia iniciales.

La activación de la glucógenosintetasa tarda un cierto periodo de tiempo, aproximadamente unos 2 o 3 días, lo que junto a la carga de hidratos hacen que el conjunto de la estrategia nutricional de descarga/carga de carbohidratos se inicie la semana antes de la prueba. El objetivo inicial de la dieta disociada es el vaciado de las reservas musculares de glucógeno.

Como conclusión, la descarga y carga de hidratos de carbono es una estrategia nutricional muy segura y que da buenos resultados en atletas de resistencia que precisan reversas energéticas extra para sus pruebas. Por eso, hemos escogido este método para Amador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top